La empresa Cobra-Ciudad Real, contrata de Telefónica-Movistar en la provincia, “actúa al margen de toda legalidad laboral y pasa de los mandatos judiciales que la llaman al orden”

    Ciudad Real, 3 de agosto de 2018. La empresa Cobra-Ciudad Real, contrata de Telefónica-Movistar para realizar en la provincia las instalaciones de telefonía y telecomunicaciones, “se ha situado ya de forma consciente y decidida fuera de toda legalidad laboral, incumpliendo el convenio colectivo del sector, incumpliendo los acuerdos firmados por su patronal para poner fin a la huelga de abril-mayo de 2015, y, lo que resulta intolerable, incumpliendo también las sentencias y los mandamientos judiciales”

    03/08/2018.
    Cobra Ciudad Real

    Cobra Ciudad Real

    Así lo han denunciado hoy los sindicatos CCOO y UGT, “tras los atropellos y abusos, cada día más alarmantes, en que viene incurriendo Cobra desde agosto del año pasado; y transcurridos más de cinco meses desde que esta fuera condenada por el juzgado de lo Social de Ciudad Real y siga sin acatar la sentencia.”

    De hecho, los sindicatos tuvieron que solicitar al juzgado la ejecución de la sentencia que anulaba las modificaciones sustanciales impuestas unilateralmente por Cobra a sus trabajadores. La empresa recurrió al TSJ, pero en tanto se pronuncia este tribunal, Cobra está obligada al cumplimiento provisional de la sentencia de primera instancia y a reponer en sus anteriores condiciones a la plantilla; y así se lo ordenó la magistrada-juez, a requerimiento de los sindicatos, mediante Auto de 22 de junio y mediante Decreto del pasado 10 de julio.

    “Ha pasado más de un mes, y Cobra sigue sin hacer caso de los mandamientos judiciales. Pedimos una vez más a la empresa principal, Telefónica-Movistar, que intervenga para resolver esta situación; no puede ser que sus contratas impongan condiciones laborales y salariales sin atenerse a acuerdos firmados, sin respetar el convenio colectivo de aplicación, sin hacer caso a las sentencias y requerimientos judiciales”

    Cobra se hizo en noviembre de 2015 con la contrata de Telefónica-Movistar en la provincia de Ciudad Real, que hasta entonces tenía adjudicada la empresa Teleco. Cobra se subrogó la plantilla y respetó inicialmente las condiciones laborales de los trabajadores, pero el 1 de agosto del año pasado impuso unilateralmente varias modificaciones, sobre todo nuevas requisitos para dificultar la percepción del plus de incentivos, concepto que representa volumen de trabajo realizado mensualmente y que constituye una parte sustancial de la nómina.

    A lo largo del diciembre de 2017 y enero de 2018, los trabajadores de Cobra llevaron a cabo numerosas movilizaciones y paros semanales durante diez martes consecutivos, hasta la celebración del juicio que acabó con la condena de la empresa.

    “Hemos requerido ya dos veces la ejecución de la sentencia, y Cobra sigue sin reponer en sus condiciones a los trabajadores afectados”, denuncian Vera y Torres.

    Los trabajadores afectados por la sentencia son cada vez menos. De los 60 que Cobra se subrogó inicialmente, cuando sustituyó a Teleco en esta contrata, ya solo quedan 18. El resto son nuevos, y muchos de ellos subcontratados.

    “A los nuevos no les aplica el convenio colectivo del sector, en concreto el plus de 120 euros denominado ‘carencia de incentivos’. A los antiguos se lo quitaron y a los nuevos directamente se lo niegan”

    Peores aún son las condiciones de los subcontratados, que, según los sindicatos, son aproximadamente 30, en torno a la mitad de todas las personas que trabajan para Cobra en Ciudad Real. CCOO y UGT han pedido a la Inspección de Trabajo que verifique este dato, puesto que, en los acuerdos que pusieron fin a la huelga del sector mantenida en abril-mayo de 2015 en todo el Estado, todas las empresas se comprometieron a mantener en plantilla al menos a un 70% de sus operarios.

    Cobra-Ciudad Real también está exigiendo a sus trabajadores realizar jornadas diarias de hasta diez horas, puesto que si se atienen a las ocho establecidas en el convenio les resulta imposible alcanzar la “desorbitada” cantidad de puntos que impone la empresa para acceder al plus de incentivos (otra de las modificaciones que el juzgado a anulado pero que Cobra mantiene). Peor aún: si alguien no llega a los puntos durante tres meses consecutivos, se expone al despido “por bajo rendimiento”

    “Cobra no solo desprecia el convenio, los acuerdos, la normativa laboral y de las sentencias judicial. Desprecia sobre todo a sus propios trabajadores, a los antiguos y más aún a los nuevos. Por ejemplo, si alguno de ellos pierde material, o se lo roban, la empresa se lo descuenta del salario”

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.