Las plantillas del sector financiero en CLM votarán dentro de un proceso de reestructuración que parece no terminar

  • CCOO Servicios, -sindicato mayoritario en el sector a nivel estatal, y también en Castilla-La Mancha donde ostenta 47% de la representatividad global-, manifiesta que se presenta a este proceso con ganas, con la sensación de un trabajo bien realizado estos años.

Toledo, 4 de septiembre de 2018. Inicio del proceso electoral en el Sector Financiero, donde 6.000 empleados y empleadas irán a las urnas para elegir sus representantes sindicales para los próximos 4 años. Se trata de un sector en continua reestructuración, que arrastra los efectos de la crisis y afectado por las externalizaciones, las fusiones bancarias y la digitalización; que ya se ha dejado en este periodo unos 1.000 empleos en la región.

04/09/2018.
Urna

Urna

CCOO Servicios, -sindicato mayoritario en el sector a nivel estatal, y también en Castilla-La Mancha donde ostenta 47% de la representatividad global-, manifiesta que se presenta a este proceso con ganas, con la sensación de un trabajo bien realizado estos años donde no han escatimado en compromiso ni esfuerzo de todos sus delegados y delegadas, e indican que son la mejor garantía para la defensa de los derechos de las plantillas y de sus condiciones laborales.

La Agrupación del Sector Financiero de CCOO en Castilla-La Mancha informa que las Elecciones Sindicales del Sector Financiero en Castilla-La Mancha han dado el pistoletazo de salida hoy 4 de septiembre, con los preavisos que hemos realizado de manera conjunta con UGT y FINE en las empresas Caixabank, Banco CCM (Liberbank) y Bankia. Este proceso tendrá su primer momento cumbre el 28 de noviembre, cuando votarán el grueso de las plantillas de las antiguas Cajas de Ahorro y finalizará el 14 de febrero de 2019 en el que votarán las trabajadoras y trabajadores de Banca y Cajas Rurales; votando entre medias de estas fechas los empleados de Unicaja e Ibercaja.

En total las trabajadoras y trabajadores llamados a las urnas en este proceso electoral en Castilla-La Mancha son algo más de 2.500 empleados de las antiguas Cajas. Y para febrero de 2019 quedarán unos 2.000 empleados de Banca que se encuentran en el Grupo Santander (incluido ya Banco Popular), BBVA, Banco Sabadell y Bankinter y algo más de 1.000 empleados de las Rurales, principalmente concentrados en Globalcaja, señala Miguel Ángel Cubillo, secretario Agrupación Sector Financiero de CCOO CLM.

Estas elecciones están encuadradas en un entorno de continua reestructuración de las Entidades Financieras, con los próximos procesos ya anunciados, aunque sin conocer aún cifras ni su alcance, de la reestructuración de la red de oficinas de Santander y Popular o de Unicaja y Banca Ceis -este con menor incidencia en nuestro territorio-, o las últimas reestructuraciones de oficinas rurales de Banco CCM con los cierres parciales de oficinas.

“Los castellano-manchegos ya hemos sufrido duramente las consecuencias de la crisis del sector financiero con la desaparición de las Cajas de Ahorro y las fusiones bancarias. En este proceso no han faltado varios ERE (algunos implantados unilateralmente y con fuerte conflicto laboral como el 2013 en Banco CCM), el cierre de oficinas tanto en las grandes localidades como en el medio rural o la externalización y reestructuración de los SSCC de Banco CCM y Globalcaja, con incidencias en todas las provincias, pero más fuerte en Cuenca donde se ha llevado por delante más de 250 puestos de trabajo”, afirma Cubillo.

Esta reestructuración, que seguirá en los próximos años con las todavía esperadas fusiones de Entidades que día sí y día también están en las rumorologías en la prensa; el avance de la implantación de la digitalización; la externalización de ciertos servicios bancarios a empresas externas o el modelo de “agencias de oficinas”, que son en realidad autónomos que trabajan para los Bancos. Modelo en el que algunas Entidades han agudizado su implantación en nuestra Región como la antigua Caja Rural de Castilla-La Mancha, Banco CCM o Caixabank.

“Las consecuencias de este proceso la estamos sufriendo de manera muy directa las plantillas de las entidades financieras, con la pérdida de algo más de 1.000 empleos en esos últimos años; pero también los ciudadanos y clientes, con especial importancia en un Comunidad Autónoma como la nuestra donde 1 de cada 4 habitantes viven en un municipio con menos de 10.000 habitantes y el 15% del total están en las localidades con menos de 5.000 habitantes. Personas especialmente sensibles exclusión financiera, junto con la población más envejecida, que también se concentra en mayor número en estas zonas” denuncia Cubillo.

En este escenario hostil, donde todo apunta a que seguirá en los próximos años, Comisiones Obreras nos presentamos a este nuevo proceso electoral con la sensación de un buen trabajado realizado estos años. Hemos tenido siempre compromiso y hemos liderando todos los procesos, como sindicato mayoritario del sector en la región, con un objetivo primordial: el mantenimiento del empleo y planteamientos de condiciones laborales realistas y dignas.

Esto lo hemos hecho en los distintos procesos, primando la voluntariedad de las salidas y pensando en las condiciones dignas no sólo para los que se iban, sino también para los que se quedaban trabajando. Pero también atando las condiciones laborales y la capacidad adquisitiva en el Convenio Sectorial; hecho que sólo ha sido posible y menos lesivo de lo que inicialmente podría esperarse, por las grandes mayorías de CCOO en las empresas y en el global del Sector.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.