Vestas confirma que no renovará los contratos de ETT de su fábrica de Daimiel (Ciudad Real); pero asegura que los recuperará a primeros de 2019

    Daimiel (Ciudad Real), 11 de septiembre de 2018. La multinacional danesa Vestas ha confirmado esta mañana al comité de empresa de su fábrica de palas eólicas de Daimiel (Ciudad Real) que no renovará los contratos de ETT –unos 400- que vayan concluyendo a partir de ahora, pero ha garantizado que reincorporará a todos los afectados en febrero o marzo de 2019

    11/09/2018.
    Vestas

    Vestas

    “Según la empresa, hay un retraso en la disponibilidad de los moldes de las palas V-150 que iban a comenzar a fabricarse en Daimiel a partir de octubre-noviembre; pero ha asegurado que el retraso es coyuntural y que la adecuación de la factoría de Daimiel para la producción de las palas V-150 estará ultimada en el primer trimestre de 2019”, ha informado David Vera, secretario general de CCOO-Industria en Ciudad Real.

    Entre tanto, ante la falta de suficiente carga de trabajo, Vestas no renovará los contratos realizados a través de ETT que vayan venciendo a partir de ahora; si bien la empresa garantiza que recuperará a todos los afectados en cuanto la planta de Daimiel comience la producción de las palas V-150.

    Vestas también ha garantizado la continuidad de todos los trabajadores directos de su plantilla de Daimiel, unas 570 personas, que de momento seguirán produciendo las palas V-126 que vienen fabricándose en esta factoría.

    “No podemos dejar de advertir que la credibilidad de Vestas está muy dañada en nuestro país, y especialmente entre sus trabajadores, después de cómo ha actuado en León; pero hemos atendido y entendido las explicaciones de la empresa”, ha indicado Vera.

    “Lo que va a hacer Vestas no deja de ser una regulación temporal de empleo mientras no pueda comenzar la producción de las V-150 en Daimiel. Una regulación de empleo que le resulta fácil y barata, disponiendo como dispone de tantos trabajadores de ETT. La legislación se lo permite y no queda más que asumirlo.”

    “En cualquier caso, estaremos muy vigilantes para que no se pierda ni un solo puesto de trabajo y así se lo hemos hecho saber a Vestas, a la que también hemos reclamado mayor estabilidad en el empleo. No puede ser que más del 40% de las personas que trabajan en la planta de Daimiel sean trabajadores de ETT con contratos temporales; a los que la empresa utiliza y de las que prescinde como si fueran de usar y tirar”

    “Cuando comience la producción de las palas V-150, Vestas tiene que acabar con esta forma de organizar el trabajo a base de contratos precarios”, ha concluido Vera.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.