“Es el momento de cambiar las reglas, es el momento de salarios dignos, de un empleo decente y de la igualdad”

    Toledo, 6 de octubre de 2018. El 7 de octubre se celebra el 11º aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, este año bajo el lema “Cambiar las reglas”. CCOO, junto a cientos de sindicatos y millones de trabajadores y trabajadoras de todo el mundo, volvemos a reivindicar, durante esta jornada de movilización, que el trabajo decente sea una realidad.

    05/10/2018.
    Es El Momento de cambiar las reglas

    Es El Momento de cambiar las reglas

    Para ello, CCOO reivindica que las reglas impuestas por el neoliberalismo al sistema económico mundial cambien por ser profundamente injustas, por generar mayores y nuevas desigualdades, por atacar a la democracia y atentar contra los derechos laborales en gran parte del mundo. Deben abolirse las reformas laborales que condenan a millones de trabajadores y trabajadoras a la precariedad, la inseguridad y a una nueva pobreza.

    La OIT define trabajo como el conjunto de actividades humanas, remuneradas o no, que producen bienes o servicios en una economía, o que satisfacen las necesidades de una comunidad o proveen los medios de sustento necesarios para los individuos.

    Si hablamos de trabajo decente tenemos que añadir que el trabajo ha de ser seguro, estable, con buenos salarios, sin tiempo parcial no deseado, que permita la conciliación entre la vida laboral y personal y con posibilidades de formación continua.

    Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se encuentra el de un trabajo decente y se establece como meta de aquí a 2030, lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.

    Un objetivo con una meta ambiciosa y muy deseable, pero a la vista de los datos sobre la realidad del trabajo parece que la distancia que nos separa de esa meta es abismal.

    El trabajo decente también debe llegar a las formas de trabajo “atípicas”, este trabajo también tiene que ser seguro, estable, con buenos salarios, sin tiempo parcial no deseado, que permita la conciliación entre la vida laboral y personal y con posibilidades de formación continua. Para alcanzar estos objetivos es necesario que las condiciones laborales sean transparentes y previsibles.

    CCOO CLM denuncia que estas formas de trabajo atípicas están afectando a un número creciente de ocupaciones, algunas más conocidas como el reparto a domicilio o los apartamentos turísticos, pero también afecta a servicios de limpieza, de ayuda a domicilio, de mudanzas, de seguridad, de informática o de ingeniería.

    La degradación de las condiciones laborales se esconde tras estas realidades, disfrazadas muchas veces de modernidad, de flexibilidad o de libertad, cuando en realidad se tratan de nuevas formas de explotación que se expanden con algoritmos que dan respuesta a lo que ha sido el eterno sueño empresarial ¿Cómo maximizar los beneficios eludiendo la legislación laboral y la fiscal, satisfaciendo a la clientela y haciendo creer a las personas que trabajan que son más libres y felices y que su situación laboral es una cuestión individual porque lo colectivo no existe?, afirma la secretaria de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos.

    Y a la sombra de una secuencia finita de operaciones que dan respuesta a esta pregunta, se esconden empresas que baten récords de beneficios nunca antes alcanzados en la historia.

    El progreso no puede beneficiar solo a unos pocos, [unos porque suelen ser en masculino], el progreso ha de extenderse a toda la sociedad y el trabajo decente es clave para que nadie se quede atrás, para construir una sociedad inclusiva, para avanzar en un desarrollo sostenible, para erradicar la pobreza y para gobernar la transición a la economía digital.

    “Es el momento de cambiar las reglas” cambiar las reglas para hacer realidad el Trabajo Decente hoy, supone para CCOO: empleo de calidad para todas y todos, salarios dignos, condiciones de trabajo justas, protección social y un sistema público de pensiones fuerte y sostenible y acabar con las brechas de género

    En esta 11 jornada internacional por el trabajo decente es indispensable también que se alcance el Pacto Mundial de Migraciones promovido por Naciones Unidas como compromiso global y real para una migración y una movilidad justa, regular y segura basada en los derechos de las personas.

    Asimismo, es fundamental que los Gobiernos orienten sus políticas a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que también promueven las Naciones Unidas, en aras a la promoción del crecimiento sostenido, inclusivo y sostenible, el pleno empleo y el trabajo decente para todos y todas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.