“El nuevo parque de bomberos de Cuenca está a la cabeza de todos los disparates bomberiles habidos y por haber”

    Cuenca, 11 de abril de 2019. CCOO de Cuenca y los integrantes del comité de empresa del servicio provincial de Prevención y Extinción de Incendios han advertido hoy que la Diputación está poniendo en riesgo la seguridad de los bomberos y de todos los ciudadanos de la provincia con su decisión de abrir un nuevo parque en la capital, donde ya hay otro parque del Ayuntamiento, a costa de dejar bajo mínimos los de Motilla y Tarancón.

    12/04/2019.

    “Desdotar dos parques para abrir otro donde ya hay uno es absurdo y una tropelía que no se puede consentir. El nuevo parque de la Diputación de Cuenca se pone a la cabeza de todos los disparates bomberiles habidos y por haber”, señaló Mariano Polo, presidente del comité de empresa del SPEI de la Diputación conquense, en rueda de prensa ofrecida esta mañana junto con sus compañeros del comité y con las secretarias generales de CCOO-Cuenca y de CCOO-FSC de Cuenca, María José Mesas y Lucía Garrido.

    “Duplicar un servicio en la ciudad, que ya cuenta con un parque de bomberos municipal, va en contra de los principios de cooperación y solidaridad de las administraciones públicas de servicios de emergencias. Y convertir en parques fantasma los de Motilla y Tarancón es una tropelía que no se puede consentir”, recalcó Mesas.

    Polo explicó que para poner en marcha el nuevo parque, la Diputación dejará bajo mínimos las actuales plantillas de los parques de Tarancón y Motilla del Palancar, que pasarán de tener turnos de cinco trabajadores a turnos de cuatro. Además, con esos desplazamientos, el nuevo parque de la capital sólo contará con tres efectivos por turno; y los tres parques pasarán a incumplir tanto lo establecido en el convenio colectivo que la diputación aplica a sus bomberos como la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

    Mesas ya ha advertido que CCOO, junto con el comité de empresa de los bomberos, solicitará por esta razón la suspensión cautelar de la actividad del nuevo parque cuando la Diputación lo ponga en marcha.

    “Una dotación de cuatro bomberos, y más aún de tres, es inoperativa para, por ejemplo, operar con maquinaría en altura. Salvo que se haga a riesgo y ventura, con exposicion máxima de los bomberos como de las personas a las que haya que auxiliar”, advirtió Polo.

    La Diputación, que ha invertido 200.000 euros en el nuevo parque y acaba de recepcionar las obras, dice que pretende dar un mejor servicio al centenar de localidades de la Serranía y de la Alcarria, a las que hasta finales de 2010 atendía el Parque de Bomberos del Ayuntamiento de Cuenca, con el que la Diputación mantenía el correspondiente convenio de colaboración.

    En diciembre de aquel año, cuando el ayuntamiento de Cuenca tenía un alcalde del PP y la diputación un presidente del PSOE, ambas instituciones rompieron el convenio. Unos meses después, tras las elecciones municipales del 2011, el PSOE se hizo con la alcaldía de la capital pero el PP le arrebató la presidencia de la Diputación, que pasó a ocupar Benjamín Prieto; y ambas instituciones fueron incapaces de recuperar el convenio de colaboración.

    Pero Prieto, que continua al frente de la corporacion provincial, tampoco ha sido capaz de entenderse con su correligionario Ángel Mariscal, que recuperó para el PP la alcaldía de la capital en 2015.

    Para atender a la zona norte de la provincia, la Diputación ha estado ocho años enviando a sus bomberos de los parques de Tarancón o Motilla, a muchísima distancia, lo que ha originado numerosos incidentes (el Grupo Socialista en la Diputación acaba de solicitar un informe sobre las salidas que realizaron recientemene los bomberos del SPEI a Beteta, Villar del Saz y San Lorenzo de la Parrilla).

    Por realizar este servicio desde su parque de bomberos, el Ayuntamiento de Cuenca reclama a la Diputación una compensación anual de 250.000, que Prieto dice pretender ‘ahorrarse’ con la apertura de su propio parque en la capital.

    Sin embargo, según los cálculos del comité de empresa, “sumando gastos de personal, horas extras -tomando como base las incidencias del año pasado-, mantenimiento de instalaciones, vehículos, etc; el nuevo parque auxiliar de la diputación costará unos 700.000 euros anuales. Y eso, con sólo tres bomberos por turno en este parque, y dejando sólo cuatro en los de Tarancón y Motilla; y pese a que los bomberos somos los únicos trabajadores de la diputación que tenemos una jornada de 37,5 horas semanales en vez de 35, como todos los demas”, señaló Polo.

    “Duplicar servicios cuando lo que se necesita es la coordinacion entre bomberos, es el mayor dispare de España. Es obligación del presidente de la Diputación llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Cuenca para cubrir esa zona de la provincia, igual que lo tiene con la Diputación de Albacete, cuyo SPEI cubre el suroeste de la provincia de Cuenca”, reclamó la secretaria general de CCOO-Cuenca

    “O se cambia el rumbo y se vuelve a situar al ciudadano a proteger como prioritario; o, por el contrario, si se sigue utilizando el servicio de bomberos como elemento político, para conseguir votos, la situación puede desencadenar en un desastre y afectar de manera directa al trabajador y al ciudadano”, concluyó Mesas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.