La Administración educativa de CLM sigue imponiendo un calendario escolar antipedagógico

  • Lamentablemente, pese a lo difundido, el calendario escolar no lo aprueban “la Administración y los sindicatos”, ni tampoco “la administración y el consejo escolar”. Aunque tiene la deferencia de escuchar las de los demás, es su propuesta la que aprueba.

Toledo, 12 de junio de 2019. Los criterios pedagógicos y de conciliación de la vida laboral y familiar deben anteponerse a las festividades religiosas a la hora de fijar el calendario escolar. Lamentablemente, la Administración educativa de CLM sigue obviando este principio de racionalidad, propugnado por CCOO y cada vez más compartido por el conjunto de la comunidad educativa, como se apreció ayer tanto en la Mesa Sectorial de Educación celebrada por la mañana como en el Consejo Escolar reunido en la tarde.

12/06/2019.

La Administración ha vuelto a aprobar para el curso próximo, con muchos rechazos y algunas aquiescencias, su propia y tradicional propuesta, marcando los descansos importantes allí donde se establecen festividades religiosas.

Así, para el curso 2019/2020, la separación entre el segundo y el tercer trimestre se produce de nuevo, como se tiene por (mala) costumbre, por la Semana Santa -cuyas fechas, recordamos, se basan en el ciclo lunar y el equinoccio de la primavera-, lo que a menudo origina un gran desequilibrio entre ambos periodos lectivos.

De esta manera, el tercer trimestre del curso próximo sólo tendrá 47 días lectivos. Y muchos de estos días -todos los correspondientes al mes de junio-, con una hora menos en las enseñanzas de Educación Infantil y Primaria.

Tampoco es de recibo que CLM siga manteniendo tanto en el calendario laboral como en el escolar otra fiesta religiosa, el Corpus Christi, que el año próximo caerá de nuevo en las postrimerías del curso, el 11 de junio, trastocando y estorbando el calendario educativo de todo el alumnado regional.

CCOO planteó una propuesta de calendario escolar para el curso 2019/20 acorde a criterios pedagógicos, que son los que guían a las autoridades educativas de la mayoría de los países de nuestro entorno, en los que el calendario laboral se basa en el escolar y no en otro tipo de celebraciones.

Nuestra propuesta alteraba ligeramente las fechas de inicio y final de curso; y sobre todo distribuía los descansos entre trimestres de forma que el primero tendría un total de 71 días lectivos para Educación Infantil y Primaria y 69 para Secundaria; el segundo, 50 días lectivos para ambas etapas; y el tercero, 56 días para Educación Infantil y Primaria y 58 para Educación Secundaria.

Lamentablemente, pese a lo difundido, el calendario escolar no lo aprueban “la Administración y los sindicatos”, ni tampoco “la administración y el consejo escolar”. La Administración lleva su propuesta, que no somete a negociación, votación ni refrendo. Aunque tiene la deferencia de escuchar las de los demás, es su propuesta la que aprueba. La que aprobó ayer, con nuestro rechazo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.