CCOO CLM afirma que atender el problema demográfico de Castilla-La Mancha pasa por mejorar la economía de las familias

    Toledo, 25 de junio de 2019. CCOO de Castilla-La Mancha señala que el crecimiento de población que ha experimentado nuestra región durante el año 2018 se debe única y exclusivamente a las personas extranjeras que han venido a vivir aquí, ya que en 2018 han fallecido más personas de las que han nacido y se han ido más personas a otras comunidades autónomas de las que han venido.

    25/06/2019.
    Mª Ángeles Castellanos

    Mª Ángeles Castellanos

    “Nos enfrentamos a un reto demográfico importante muy vinculado a la situación económica y del empleo en Castilla-La Mancha. Las defunciones superan a los nacimientos y las personas más jóvenes en edad de trabajar emigran a otras regiones, mientras las personas extranjeras vienen a Castilla-La Mancha y se ocupan en los empleos más precarios, pero que se dan en sectores como la agricultura que genera mucha riqueza en Castilla-La Mancha”, afirma la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos.

    “Atender el problema demográfico al que se enfrenta Castilla-La Mancha pasa por mejorar la economía de las familias y para ello necesitamos una crecimiento económico que tenga en el centro a las personas y su calidad de vida y no que las personas vivan para el crecimiento económico”.

    Además hay que atender las necesidades de una población rural y envejecida, una realidad que además de ser un reto, también puede ser una oportunidad para el empleo.

    La población en Castilla-La Mancha ha crecido en 2018 un 0,14%, situándose nuestra comunidad autónoma en decimosegundo lugar en crecimiento de población. Un incremento que está por debajo de la media del país que es del 0,59%.

    Estos datos vienen determinados por el efecto conjunto del crecimiento vegetativo, del saldo migratorio con el extranjero y del saldo migratorio con otras comunidades autónomas, explica la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM.

    Si analizamos cada uno de estos puntos, en Castilla-La Mancha el saldo vegetativo ha sido de -3.671, el saldo migratorio exterior ha sido 7.841 y el saldo migratorio interior -1.199, es decir, la población ha crecido por las personas extranjeras que se han venido a vivir a nuestra región, donde durante el año pasado han fallecido más personas de las que han nacido y se han ido más personas a otras regiones de las que han venido.

    “Tenemos un problema demográfico que sin duda tiene una base económica”, las personas extranjeras emigran de forma mayoritaria por cuestiones económicas y el empleo al que acceden en la región es principalmente en aquellos sectores en los que hay más precariedad como la agricultura, señala Castellanos

    Por otro lado, las personas que se van a otras comunidades también lo hacen en su mayoría por cuestiones ligadas a la mejora de sus condiciones económicas y laborales. Y respecto a las bajas tasas de natalidad que determinan el crecimiento vegetativo negativo están vinculadas a la precariedad económica en la que viven muchas familias, lo que les impide poner en marcha planes de futuro ante la ausencia de estabilidad en el empleo, - solo hay que ver las respuestas de la encuesta de fecundidad para saber que la principal causa por la que no se tienen más criaturas es por motivos económicos.

    Si analizamos el saldo migratorio interautomómico por edad, observamos que el saldo negativo se concentra entre quienes tienen de 18 a 36 años, con un saldo negativo de -3.448, -1.446 hombres y -1.982 mujeres, este dato refuerza la conclusión del vínculo con el empleo y la ausencia del mismo como razón para las migraciones.

    En cuanto al destino, de las 31.611 personas que en 2018 salieron de CLM a otras regiones, la mayoría se fueron a Madrid (16.522), lo que supone el 52% de las salidas. En este sentido, CCOO CLM recuerda que Madrid es la comunidad con los salarios más altos.

    Una de las consecuencias de la suma de un crecimiento vegetativo negativo más emigración de las personas más jóvenes implica un envejecimiento acelerado de la población; y las personas envejecidas necesitan servicios específicos, más aún cuando pierden las redes familiares, por estos movimientos migratorios y también por el despoblamiento de las zonas rurales.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.