CCOO CLM advierte que en la región se paga menos por el mismo trabajo que en 2008

    Toledo, 28 de junio de 2019. El Índice de Precios del Trabajo (IPT) ha bajado por tercer año consecutivo en Castilla-La Mancha y lo ha hecho en un 1,5%, hasta situarse en 96,992. Teniendo en cuenta que la base que se utiliza es la de 2008 este índice supone que el precio del trabajo en Castilla-La Mancha es más de tres puntos inferior al que teníamos en 2008 o lo que es lo mismo, se paga menos por el mismo trabajo en concreto un 3,008% menos, tras tres años consecutivos de caídas.

    28/06/2019.
    Maria Angeles Castellanos

    Maria Angeles Castellanos

    El Índice de Precios del Trabajo (IPT) tiene como objetivo medir el cambio en el precio de la mano de obra en el tiempo, sin que dicha medida esté afectada por cambios en la calidad y cantidad de trabajo realizado (por ejemplo, por cambios en la composición de la fuerza de trabajo, en el número de horas trabajadas, en el tipo de contrato, en las características de los asalariados, etc.) o, lo que es lo mismo, descontando el efecto composición, explica la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos.

    Es el indicador más ajustado y que nos da una mejor información sobre la evolución real del precio que para las empresas tiene el trabajo.

    Respecto a la evolución anual de los precios del trabajo, en Castilla-La Mancha han bajado -1,5%, lo que nos sitúa como la segunda región con un mayor descenso, un punto porcentual por encima de la media estatal que se ha situado en el 0,5% y lejos de regiones como Cantabria donde los precios del trabajo han crecido un 1,1%.

    Con esta evolución el Índice del Precio del Trabajo en Castilla-La Mancha se sitúa en 96,992. En el conjunto del país el índice también está por debajo de 100 pero en este caso es más elevado y se sitúa en el 98,093.

    Euskadi es la comunidad que presenta un índice mayor y se sitúa en 103,020, o lo que es lo mismo, el valor que para las empresas tiene el trabajo independientemente de la cantidad y calidad del mismo ha crecido un 3,020% respecto a 2008. Por tanto, mientras que las empresas de Castilla-La Mancha valoran cada vez menos el trabajo y pagan menos por él, otras comunidades como Euskadi tienen un comportamiento totalmente opuesto, afirma la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM.

    En estos días también hemos conocido la Encuesta de condiciones de vida, según los datos publicados, el riesgo de pobreza o exclusión social en el País Vasco es del 12,1% (33,5% en CLM) y la carencia material severa afecta a un 3,2% de su población frente al 7,2% en Castilla-La Mancha.

    “No se pueden analizar estos resultados de forma aislada, el trabajo digno permite vidas dignas y una tasa de carencia material severa en Castilla-La Mancha del 7,2% tiene mucho que ver con que el Índice de Precios del Trabajo sea de 96,992; y un 3,2% de carencia material severa en Euskadi (cuatro puntos menos que en CLM) tiene mucho que ver con un Índice de Precios del Trabajo 6,028 puntos superior a la de Castilla-La Mancha”, señala Castellanos.

    Por supuesto hay más factores que determinan que en Castilla-La Mancha casi 150.000 personas (que se dice pronto) tengan carencia material severa, pero es indudable que la precariedad laboral tiene un peso destacado.

    Un modelo económico como el regional en el que la segunda ocupación con más contratos es la de camareros y camareras (la primera para las mujeres) no es una garantía de progreso ni de futuro. Castilla-La Mancha necesita una economía que mire a las personas, que mire a la realidad extensa, diversa y rural que es Castilla-La Mancha, que piense en soluciones adaptadas a esta diversidad, más allá de los grandes proyectos o de los proyectos más urbanos. Nadie se puede quedar atrás y ese debe ser el objetivo de las políticas que se implementen, pero a día de hoy existen 682.000 personas que están en riesgo de quedarse atrás y casi 150.000 que ya se han quedado atrás y a las que hay que rescatar.

    CCOO CLM advierte que si el Índice de Precios del Trabajo sigue bajando y no tenemos comportamientos más similares al de las regiones que están siendo punteras en salarios, en empleo o en innovación, Castilla-La Mancha, y lo que es más importante, las personas que aquí viven y trabajan, se irán quedando atrás, algo siempre preocupante, pero aún más en el contexto actual en el que el impacto disruptivo de la tecnología provoca cambios constantes para los que hay que estar preparadas y contar con bases sólidas, concluye Castellanos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.