La nueva subcontrata del mantenimiento de la línea Madrid-Levante impide acceder a sus puestos a los 20 trabajadores que se han ocupado del servicio durante los últimos años

    Albacete, 1 de agosto de 2019. La empresa Thales, nueva subcontrata del Mantenimiento y Señalización de la línea ferroviaria Madrid-Levante, ha impedido esta mañana acceder a sus puestos de trabajo a las 20 personas que se hasta ahora prestaban este servicio a través de la empresa Selca.

    01/08/2019.
    Trabajadores de mantenimiento de la línea de ferrocarril

    Trabajadores de mantenimiento de la línea de ferrocarril

    Thales, que con una rebaja millonaria ha arrebatado a Selca el contrato ofertado por Siemens (concesionaria de ADIF), se ha negado a subrogarse a los trabajadores de la anterior subcontrata, incumpliendo de forma flagrante los convenios colectivos de aplicación, los del Metal de las provincias de Albacete y Cuenca.

    “Esta mañana estos trabajadores han acudido a las instalaciones a las siete de la mañana, como hasta ahora; pero la nueva empresa se ha negado a dejarles entrar. Los responsables de Thales han dado orden de cerrarles el paso y de advertirles que no podían acceder a las instalaciones. Sin más explicaciones, ni verbales ni escritas”, indica Juan Cuevas, secretario general de CCOO-Industria de Albacete.

    “Los trabajadores se encuentran ahora en una situación muy delicada, con una baja por parte de Selca y falta de ocupación por parte de la nueva empresa. Después de ocuparse de la seguridad de la línea ferroviaria durante años, algunos más de una década, no solo están en la calle sin indemnización ninguna, sino que ni siquiera saben si podrán cobrar el desempleo”, denuncia Cuevas.

    Además del responsable de CCOO-Industria, también la Inspección de Trabajo se ha personado esta mañana en las instalaciones, “para acreditar la situación y la falta de ocupación por parte de la nueva subcontrata”, ha explicado Cuevas, que ha anunciado que la asesoría jurídica de CCOO “prepara ya los correspondientes procedimientos judiciales para exigir a Thales el reconocimiento del derecho de estos trabajadores a la subrogación de sus contratos.”

    “Thales tiene que respetar los convenios colectivos de aplicación, que son ley y que incluyen la correspondiente cláusula de estabilidad en caso de sucesión de contratas”, subraya Cuevas.

    “Tarde o temprano, estamos seguros de que se lo dirá un juez. Pero necesitamos una respuesta rápida y resulta indignante que ni Siemens, ni Adif, ni el ministerio de Fomento, hayan movido ni un dedo para obligar a la nueva contrata a cumplir con sus obligaciones legales. No se pueden otorgar contratos de servicios públicos sin exigir a las empresas que respeten los derechos de los trabajadores. Y no se puede mirar para otro lado cuando las contratas incumplen descaradamente lo establecido en los convenios colectivos.”

    “Estamos hablando además de un servicio, el mantenimiento de nuestras líneas de ferrocarril, del que depende la seguridad del tráfico ferroviario. Thales está prescindiendo de los trabajadores con más formación y experiencia, los que mejor conocen la línea, los emplazamientos y las tecnologías -el Sistema Europeo de Gestión de Tráfico Ferroviario (ERTMS, por sus siglas en inglés), cuyo fallo provocó el trágico accidente de Santiago de 2013, así como el sistema de seguridad ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático) y el sistema informático del CTC (Control de Tráfico Ferroviario).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.