Estudio de CCOO CLM sobre las necesidades formativas de las mujeres en el medio rural

    CCOO de Castilla-La Mancha y FOREM en la región han elaborado un estudio en el que se analiza la situación y las necesidades formativas de las mujeres en el medio rural. En él se pone de manifiesto el estado de invisibilización en el que se encuentran las mujeres del medio rural y plantea una serie de propuestas para revertir esta situación como es la profesionalización o recualificación de estas mujeres a través de la formación.

    05/09/2019.
    Encarna Sánchez y Rosario Martínez

    Encarna Sánchez y Rosario Martínez

    La secretaria regional de Formación para el Empleo de CCOO CLM, Encarna Sánchez, y la secretaria regional de Mujeres e Igualdad del sindicato, Rosario Martínez, presentaron el estudio en rueda de prensa, señalando que el rol reproductivo ligado al género femenino ha desvinculado a las mujeres del mercado laboral, siendo necesario fomentar su incorporación al mismo, para lo que CCOO considera clave conocer de primera mano las necesidades de formación que posee este colectivo de cara a fomentar su cualificación profesional.

    Castilla-La Mancha presenta un territorio extremadamente rural. De sus 919 municipios, 743 de ellos, es decir, un 80% del total, tiene menos de 2.000 habitantes. Nuestra región tiene una alta tasa de ruralidad, esto es, el 48% de su población vive en municipios de menos de 10.000 habitantes, sólo un 9% de las personas habitan en núcleos mayores a 100.000. El 16% de las personas que viven en municipios de menos de 2.000 habitantes son mujeres, un porcentaje considerablemente superior al del conjunto del país, 6,3%.

    El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres, una fuerte asalarización y una marcada tercerización. Existe una discriminación salarial de género, las mujeres están sobre representadas en los rangos salariales entre los 400€ y los 1.000€ mientras que los hombres lo hacen entre los 1.001€ y los 1.400€. El mercado laboral dirigido a la mujer que ofrece el medio rural, se caracteriza por ser inestable, temporal, informal y en muchos casos invisible.

    Los roles tradicionales no permiten visibilizar la importancia de las responsabilidades que desempeñan las mujeres en el sector primario y en la economía rural. En el medio rural muchas mujeres trabajan en explotaciones agrícolas en la categoría de “ayuda familiar”, lo que conlleva que no coticen a la Seguridad Social, no sean reconocidas y pierdan sus derechos como trabajadoras.

    En este sentido, CCOO propone acciones para romper con los estereotipos de género en el ámbito de la formación y el empleo, especialmente en las zonas rurales dedicadas a actividades del sector primario; aboga por potenciar la titularidad compartida de las explotaciones agrícolas; así como por impulsar la formación de las mujeres para la gestión de sus propias explotaciones y la profesionalización de sus labores.

    Entre las principales ocupaciones de las mujeres en el medio rural, también en el urbano, están las relacionadas con los cuidados.

    CCOO CLM plantea una revalorización de las actividades que suelen desempeñar las mujeres, a través de mecanismos y procesos de acreditación profesional, cualificación de las profesiones o especialización laboral.

    La falta de servicios en el medio rural genera dificultades para que las mujeres puedan conciliar vida laboral, familiar y profesional. La mejora del acceso a los servicios es fundamental para facilitar esta conciliación, así como para el desarrollo rural, el crecimiento económico, y ligado a este, el anclaje de la población y atracción a nuevos habitantes.

    Muchas de las mujeres rurales cualificadas no permanecen en sus municipios de origen por la falta de oportunidades laborales, esta migración conlleva la despoblación, envejecimiento y masculinización del territorio. Existe una clara tendencia ascendente de masculinización a medida que el tamaño del municipio disminuye, el dato más alto se encuentra en municipios de menos de 100 habitantes con un 120, esto representa 120 hombres por cada 100 mujeres. Dicho fenómeno sociodemográfico mantiene una relación directa con la escasez de recursos que este tipo de núcleos de población ofrece. Las mujeres emigran a las ciudades por la mayor oferta formativa y de recursos existente en ellas, así como por las oportunidades laborales.

    Las principales necesidades formativas que CCOO ha detectado con la realización de este estudio son competencias digitales, inglés y gestión administrativa, por lo que el sindicato plantea adaptar la oferta formativa a las necesidades de las mujeres del ámbito rural.

    Igualmente el sindicato plantea la mejora de la oferta formativa ligada a las competencias en materias relacionadas con el comercio y al marketing, así como formaciones sobre marketing y posicionamiento digital. Estas acciones permiten que las mujeres puedan llevar sus propios negocios, que sean más autónomas y promocionen sus productos y servicios de una forma eficaz.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.