El 57% de las personas asalariadas que dejan CLM para irse a trabajar a otras regiones son jóvenes de 35 años o menos

  • Castilla-La Mancha también ha recibido personas asalariadas pero la cifra es menor, en total han vendido a la región un total de 10.368 personas que en 2017 trabajaban en otras comunidades.

Toledo, 30 de diciembre de 2019. La juventud protagoniza la emigración laboral en Castilla-La Mancha. Durante el 2018, el 57% de las personas asalariadas que abandonaron nuestra región para irse a trabajar a otras comunidades autónomas eran jóvenes con una edad de 35 años o menos. Un 73% de ellas eligieron Madrid como destino laboral.

30/12/2019.
Jóvenes emigrando

Jóvenes emigrando

La Agencia Tributaria facilita los datos de la movilidad geográfica de las personas asalariadas, esta información nos permite saber cuántas personas asalariadas que trabajaban en Castilla-La Mancha se han ido a trabajar a otra autonomía.

Respecto a los datos regionales, en 2018 un total de 14.822 personas que en 2017 habían trabajado en la región se fueron a otras comunidades, de este total 8.114 eran hombres y 6.708 mujeres, señala la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos.

Respecto a los destinos laborales, Madrid está a la cabeza con 8.616 personas asalariadas que se han desplazado a esta comunidad desde Castilla-La Mancha, esto supone el 58% del total de salidas. Este porcentaje sube al 60% en el caso de las mujeres con un total de 4.057 mujeres asalariadas que en 2017 trabajaron en CLM y en 2018 lo hicieron en Madrid.

Castilla-La Mancha también ha recibido personas asalariadas pero la cifra es menor, en total han vendido a la región un total de 10.368 personas que en 2017 trabajaban en otras comunidades, por tanto el saldo de movilidad laboral entre comunidades es negativo en Castilla-La Mancha con una pérdida de -4.454 personas asalariadas.

Por tramos de edad son las personas más jóvenes las que más han salido de la región, así del total de personas asalariadas que han dejado Castilla-La Mancha en 2018, el 57% tenían 35 años o menos, esto supone una salida de un total de 8.453 personas jóvenes que en 2017 estaban trabajando en la región y en 2018 lo hacen en otras comunidades. El 73% de las personas trabajadoras jóvenes que abandonan la región lo hacen para ir a trabajar a Madrid.

Respecto a las personas jóvenes que han venido a trabajar a Castilla-La Mancha, tan solo han sido 4.781, lo que supone un saldo negativo de -3.672 personas.

Respecto al salario medio de quienes salen de Castilla-La Mancha era de 18.408 € cuando trabajaban en la región y de 20.943€ en sus nuevos destinos laborales, por tanto la mejora salarial media ha sido de un 14%, una subida difícil de conseguir si hubieran permanecido en sus puestos en la región.

También quienes vienen a trabajar a Castilla-La Mancha desde otras comunidades han visto mejorar sus salarios, pero en unos niveles menores. En este sentido, la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM señala que quienes han venido a lo largo de 2018 partían de unos salarios medios en 2017 de 18.125€ y en 2018 llegan a los 19.834€, lo que supone una mejora salarial media de un 9%, como podemos ver es una mejora mucho menor que la experimentada por quienes salen de la región.

Por sexos, el salario medio de las mujeres que salen de Castilla-La Mancha es de tan solo 15.968€ anuales, y con la movilidad mejoran hasta los 18.506€/año.

Entre los hombres la situación es mejor, así se van con salarios medios de 20.420€ en 2017 y llegan en sus nuevos destinos laborales a los 22.953€.

Por tramos de edad, quienes tienen menos de 26 años experimentan una mejora en sus salarios del 35% al pasar de un salario medio de 10.392€ cuando trabajaban en CLM a los 14.043€ al trabajar en otras comunidades. Quienes tienen entre 26 y 35 también experimentan una subida destacada, en este caso del 19%.

La mejora salarial es evidente y que Madrid sea el destino de la gran mayoría de quienes dejan sus trabajos en la región, además de la cercanía, tiene que ver con los niveles salariales, ya que mientras en CLM el salario medio en 2018 alcanzó los 19.672€, en la comunidad vecina se llegó a los 28.493€, lo que supone una brecha salarial del 45%, una buena motivación para la emigración laboral.

Por ello, CCOO insiste en reclamar la mejora de las condiciones de trabajo en Castilla-La Mancha para lograr que la gente no se vea forzada a emigrar ante la falta de oportunidades de futuro en la región. Con salarios de miseria no se puede construir proyectos de vida y los 10.392€ de media que cobraban las personas más jóvenes que se han ido a trabajar a otras regiones no se puede construir futuro, y este es el salario medio de quienes emigran. Pero quienes permanecen se encuentran en una situación aún peor, con un salario medio para menores de 26 años en 2018 de tan solo 9.212€/al año, salario que baja hasta los 8.312€/año en el caso de las mujeres. Con estos salarios es imposible una vida independiente.

“Castilla-La Mancha tiene un problema de reparto de la riqueza, no somos una región pobre, el nivel del PIB ha superado los niveles previos a la crisis, pero la recuperación no llega a las personas, se recuperan los niveles de producción, pero las condiciones laborales permanecen en la precariedad”, afirma Castellanos.

“Es imprescindible revertir esta situación y está claro que esta realidad tiene un inequívoco componente autonómico ya que otras comunidades presentan una situación más favorable en términos de empleo”.

“Además de las reformas legislativas necesarias que se han de dar a nivel estatal para revertir las reformas laborales, hay que actuar regionalmente, con políticas que pongan en el centro la recuperación real de las personas. Más allá de atender las situaciones de urgencia hay que hacer planteamientos de futuro que superen los diseños de noticias de impacto y que de verdad cambien la realidad de quienes trabajan en Castilla-La Mancha”.

“No es suficiente con subir las exportaciones o con atraer grandes inversiones que no produzcan empleo de calidad, es necesario que estos cambios se vinculen a la creación y el mantenimiento del empleo estable y de calidad, al tiempo que se gestionan de forma justa las transiciones hacia una economía más sostenible y con una presencia cada vez más fuerte de la tecnología, de manera que avancemos hacia nuevas formas de economía, pero sin que nadie se quede atrás y para ello la acción política, las políticas económicas que se pongan en marcha son decisivas. No se puede destinar dinero público al fomento de la precariedad o del extractivismo de los recursos naturales y patrimoniales con los que cuenta Castilla-La Mancha”, afirma Castellanos.

También CCOO CLM considera decisivo el papel de la negociación colectiva y gracias a los esfuerzos negociadores que se plasmaron en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva en el que, entre otras cosas, se fijaba un salario mínimo de 14.000 €, se ha logrado que también en Castilla-La Mancha mejoren los salarios de quienes están amparados por un convenio colectivo, pero como hemos visto, queda mucho por mejorar y mucho por negociar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.