Comisiones Obreras - Unión Regional de Castilla-La Mancha

Comisiones Obreras - Unión Regional de Castilla-La Mancha
Campaña recuperación derechos arrebatados

viernes 29 de diciembre de 2017

Nos preocupan las más de 12.000 personas dependientes en lista de espera y las más de 6.400 pendientes de valoración

  • CCOO CLM reclama la plena implantación del Sistema de Dependencia en CLM.
  • Nuestra región está avanzando en la recuperación de un Sistema Público de Servicios Sociales tras los recortes de la pasada legislatura, pero nos queda mucho por mejorar.

Toledo, 29 de diciembre de 2017. Nuestra región está avanzando en la recuperación de un Sistema Público de Servicios Sociales tras los recortes de la pasada legislatura y así lo muestra tanto el índice DEC, publicado recientemente y que mide el índice de desarrollo de los servicios sociales, como los datos del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SISAAD), pero nos queda mucho por mejorar. CCOO señala que aún no se han recuperado los niveles de 2011 y ejemplo de ello es que el gasto por habitante superaba entonces los 500 euros y ahora no alcanza los 400; o que había un profesional por cada 2.553 habitantes y en 2017 uno por cada 2.759.

Igualmente “nos preocupa la fragilidad con la que se está dando el proceso de recuperación de la cobertura del Sistema de Dependencia que se está articulando mayoritariamente sobre servicios profesionales caracterizados por un bajo nivel de intensidad protectora como la teleasistencia”, afirma la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos, quien insta a “seguir avanzando con mayor intensidad protectora”.

CCOO manifiesta que persisten “importantes lagunas” entre las que destacan un elevado porcentaje de personas beneficiarias en lista de espera que supera el 19% de las personas que tienen reconocido el derecho. Y aunque estamos por debajo de la media del Estado, estamos muy lejos de una comunidad de estructura similar a la nuestra como Castilla y León donde apenas se supera el 1%.

El  SISAAD nos dice que en noviembre de 2017 el Sistema de Dependencia atiende en Castilla-La Mancha a 51.309 personas mediante una prestación efectiva, aunque tienen derecho reconocido a ello un total de 63.365, lo que implica que un total de 12.056 personas dependientes continúan en lista de espera (el 19,03% del total de beneficiarias reconocidas). Junto a estas, hay 6.486 personas pendientes de valoración de su grado de dependencia.

Si comparamos los datos con los de otras comunidades, el porcentaje de personas en lista de espera está por debajo de la media del Estado que alcanza el 25% y muy por debajo de comunidades como Canarias donde casi se llega al 38%; aunque también estamos muy lejos de otras comunidades como Castilla y León donde apenas supera el 1%, comunidad por cierto muy similar a la nuestra en estructura multiprovincial con amplias zonas rurales, indica la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM.

Si analizamos la cobertura del sistema respecto a la población, somos la cuarta comunidad con mayor porcentaje de cobertura con un 2,51%, detrás de Castilla y León (3,60%) Euskadi (2,83%) y Cantabria (2,63%)

Comparando los datos con los de noviembre de 2016 hay que destacar el incremento del número de personas con prestación en casi 10.000 (24,17%) y la reducción de la lista de espera en 11.274 personas.

Respecto al tipo de prestación, las que más han crecido en el último año han sido la teleasistencia con 4.009 beneficiarias más lo que supone un incremento del 68%, seguida de  la ayuda a domicilio con 3.664 (+ 36%).

Mención aparte merece la prestación económica vinculada al servicio que ha crecido en  1.475 beneficiarias lo que supone un incremento del 41%. Recordemos que esta prestación se define en la Ley de Dependencia con carácter excepcional, “únicamente cuando no sea posible el acceso a un servicio público o concertado”, la utilización de esta prestación supone derivar la responsabilidad de la financiación de la mayor parte de los servicios a la capacidad económica de la persona beneficiaria y su familia, en lo que se ha venido a denominar como “copago familiar”.

CCOO creemos que una adecuada utilización de este tipo de prestaciones  económicas debería darse en el marco de una red de servicios públicos y concertados diseñada sobre la premisa de garantizar una cobertura suficiente, y debería también ir acompañado de un programa de garantía de precios máximos de los servicios que los beneficiarios pueden contratar con ellas.
 
Por su parte, los servicios residenciales apenas han subido en 833 personas lo que ha provocado que su peso en el conjunto del sistema baje del 21,98% de 2016 al 19,56% en 2017.

El Sistema de Dependencia atiende de forma mayoritaria a las personas beneficiarias mediante servicios profesionales, y éstos presentan una tendencia de crecimiento. Destacan sobre todo la Ayuda a Domicilio que representa el 22,18% del total de prestaciones del sistema y la teleasistencia que supone en noviembre de 2017 el 16%

CCOO apostamos por la alta profesionalización en la prestación de estos servicios, y reconocemos los esfuerzos realizados en este sentido, especialmente en el caso de las personas que trabajan en el sector, aunque el sistema adolece de un problema de reconocimiento administrativo del nivel de profesionalidad con la que ya se presta el servicio, situación que se trata de corregir con los procesos de acreditación.

En este punto nos preocupa el régimen especial de zonas rurales acordado en el Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, según el cual las personas que no cuenten con la cualificación profesional exigida podrán ser contratadas si en la zona no existen personas con esta cualificación, afirma Castellanos.

Las personas dependientes del medio rural necesitan una atención tan profesional como las del medio urbano, sería muy llamativo que se planteara algo así con otros profesionales como personal médico o educativo. Entendemos las dificultades que existen en el medio rural, pero eso no justifica una bajada de calidad en la atención.

Los Servicios Sociales han de contribuir a la articulación y sostenibilidad del territorio, especialmente en el medio rural, muy envejecido y con una presencia destacada en nuestra región y esto no se consigue bajando los requisitos de profesionalización del sector ni con incrementos en los servicios con baja intensidad protectora.

Pese a las limitaciones que presenta, se ha consolidado este nuevo derecho social, nacido del acuerdo de Diálogo Social e impulsado desde las organizaciones sindicales y queremos hacer hincapié en la importancia del Diálogo Social y del impacto positivo que tiene en el desarrollo de los Servicios Sociales como se puede ver en regiones como Castilla y León, donde su SAAD está muy avanzado con altos niveles de atención aún con porcentajes de gasto respecto al PIB inferiores a los de nuestra región.

No queremos olvidarnos de las necesidades de financiación, así CCOO CLM reclamamos  al Gobierno Central  la recuperación de la financiación estatal (nivel mínimo y nivel acordado) y la intensidad de las prestaciones, que sufrieron recortes en 2012; y al Autonómico que siga incrementando el presupuesto y que mejore la gestión para aumentar la ratio de cobertura en relación con el gasto ya que actualmente somos de las regiones más ineficientes en este aspecto.

Por otro lado, el  índice DEC sitúa a Castilla-La Mancha en el puesto nº 7 en la clasificación de las Comunidades Autónomas en el desarrollo de su Sistema de Servicios Sociales, con una puntuación de 5,4, lo que supone 5 décimas más que en la anterior aplicación (2015) por la mejora en el gasto y en los indicadores de cobertura. Sin embargo, no mejoramos en la definición de derechos y en la ordenación del sector al no tener una Ley de Servicios Sociales, ni un catálogo que concrete los derechos que la ley debería reconocer, ni una planificación estratégica.

En estas circunstancias la cobertura de nuestra región es calificada como de riesgo.

Las mejoras se han producido en los indicadores de gasto y en los de cobertura efectiva de prestaciones y servicios aunque hay tres que empeoran: la cuantía de las Rentas Mínimas de Inserción, la Intensidad horaria del Servicio de Ayuda a Domicilio y las plazas de acogida para mujeres víctimas de violencia de género, sólo hay plazas para un 7% de las mujeres con orden de protección adoptada en los juzgados frente al 28% de Castilla y León.

El principal desequilibrio del Sistema Público de Servicios Sociales en Castilla-La Mancha es la baja ratio de cobertura en relación con el gasto, lo que evidencia que es una de las comunidades menos eficientes en la gestión de sus servicios sociales.

CCOO hace hincapié en que hay que trabajar por unos Servicios Sociales Públicos de calidad, dando respuesta a las necesidades y reclamos de la ciudadanía y de los sindicatos, que en muchas ocasiones hemos de salir a la calle con nuestras voces y nuestras cacerolas para exigir los derechos de quienes viven y trabajan en esta región.

Nos preocupan las más de 12.000 personas dependientes en lista de espera y las más de 6.400 pendientes de valoración

viernes 29 de diciembre de 2017

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - Política social - Actualidad